"Disfruta de la fuerza y la belleza de tu juventud. No me hagas caso. Nunca entenderás la fuerza y la belleza de tu juventud hasta que se hayan marchitado. Pero creeme, dentro de viente años, cuando mirando fotos, te veas a tí mismo, verás, cómo no puedes ver ahora, cuántas posibilidades tenías ante tí y lo guapo o guapa que eras en realidad. No estás tan gordo o gorda como te imaginas.

No te preocupes por el futuro. O preocupate, pero sabiendo que hacerlo es tan efectivo como intentar resolver una ecuación de algebra masticando chicle. Es probable que los problemas más serios que te surjan en la vida sean cosas que ni se te pasaron por la cabeza. De esas que te sorprenden un Martes cualquiera, a las cuatro de la tarde.

Todos los días, haz algo que te dé miedo. Canta. No juegues con los corazones de los demás. No aguantes que la gente juegue con el tuyo. Cepíllate los dientes. No pierdas el tiempo sintiendo celos. Unas veces irás ganando, y otras, perdiendo. La carrera es larga, y al final, solo compites contra tí mismo.

Recuerda los elogios que recibas, olvida los insultos. Y si lo consigues, díme cómo. Conserva las viejas cartas de amor, tira los recíbos viejos del banco.

Pierdete. No te sientas culpable si no sabes qué quieres hacer en la vida. Las personas más interesantes que conozco no sabían qué querían hacer con su vida a los veintidós años. Algunas de las personas más interesantes que conozco, tampoco lo saben a los cuarenta.

Toma mucho calcio. Trata bien a tus rodillas, las echarás de menos cuando te fallen. Quizá te cases. Quizá no. Quizá tengas hijos. Quizá no. Quizá te divorcies a los cuarenta. Quizá bailes el Rock cuando celebres las bodas de Platino. Hagas lo que hagas, no te congratules demasiado, ni tampoco te censures. Siempre has optado por una cosa u otra. Como el resto del mundo.


Disfrúta de tu cuerpo. Úsalo de todas las maneras que puedas. No le tengas miedo ni te preocupes de lo que piensen los demás de él, es el mejor instrumento que tendrás jamás. Baila, aunque no tengas donde hacerlo más que en el salón de tu casa. Lee las instrucciones aunque no las sigas. No leas revistas de belleza, solo harán que te sientas feo o fea.

Conoce a tus padres. Nunca sabes cuando se irán para siempre. Sé bueno con tus hermanos o hermanas. Son el mejor vínculo con tu pasado, y los que probablemente seguirán contigo en el futuro.

Entiende que los amigos vienen y se van, pero que hay unos pocos escogidos que debes conservar. Esfuerzate en no desvincularte de ciertos lugares y costumbres porque, cuanto más mayor te hagas, más necesitarás a las personas que conociste cuando eras joven.

Vive en una gran urbe alguna vez, pero vete antes de endurecerte. Vive en un paradisiaco paisaje alguna vez, pero vete antes de ablandarte. Viaja. No te hagas demasiadas cosas en el pelo, o cuando tengas cuarenta años, parecerá el de alguien de ochenta y cinco.

Ten cuidado con los consejos que compras y ten paciencia con quienes te los vendan. Los consejos, son una forma de nostalgia. Ofrecerlos es una forma de rescatar el pasado del vertedero, sanearlo, pintar las partes feas y reciclarlo, dandoles más valor del que tiene.

Usa protector solar."

0 Criaturica/s: