Gracias a tí, ahora dedico tiempo a soñar. En cada instante en tu compañia, un sueño toma alas y se desliza en ágil corriente hasta infiltrarse en el alma de un anhelo implacable y persistente.

Y cada vez que te vuelvo a ver, el sueño sigue insistiendo con un pequeño "Podría ser". No cesará hasta que le hagas caso, y lo conviertas en una realidad. Y así, cada tarde, gracias a tí, dedico tiempo a soñar.

Porque todo lo que algo vale, fue una vez sueño antes que realidad. Y sé que los frutos de este sueño que me haces soñar, hacen a mi universo valer la pena. Eres la palmada en el hombro del cansado, me dás animo, me dás alegría. Eres la caricia del desamparado, me das cariño, me mimas con tan solo mirarme. Eres mi refugio, mi cobijo. Gracias por ser todo eso y mucho más, y sobretodo...

...Gracias por hacerme soñar.

0 Criaturica/s: