Un pequeño sueño crece en la inmensidad de mi horizonte interior. Un deseo que supera las fronteras de mi ser, y me da alas cuando se cumple, haciendome sentir único y especial en este grande, grandísimo universo. Un suspiro del alma, un abrazo eterno. Un cariño insospechado. Un amor confidente.

Mil definiciones, ninguna lo suficientemente justa ni grande para describir esta pequeña gran verdad que, caprichosa, se ha empeñado en buscarte. Y me hará seguirte allí donde vayas, hagas lo que hagas, digas lo que digas y digan lo que digan. El mundo no será lo necesariamente grande para perdernos, ni para ocultarnos el uno del otro.

No permitiré que te alejes de mí, salvo si tu me lo pides. Y aún así, no tendré más remedio que observarte desde alguna esquina, mirandote temeroso, y amandote secretamente, sin molestarte; pues esta verdad mía me impulsa a tí con la fuerza con la que en el firmamento, solo una vez cada mucho tiempo, dos estrellas chocan entre sí... como solo una vez se llega a sentir por alguien lo que hoy siento por tí.

Soy para tí, nada ni nadie va a cambiar eso. Esa es mi pequeña pero fuerte verdad y estoy condenado a ella.



Y este, es mi pequeño secreto a voces.

1 Criaturica/s:

Anónimo dijo...

Hola guapo!!!
Gracias por dejarme ser ese pequeño milagro para ti y por estar a mi lado en los momentos dificiles.
No voy a dejar nunca que me mires desde una esquina, me gusta tenerte cerca.No te preocupes por nada que voy a estar contigo.